El primer satélite puertorriqueño comienza a orbitar la Tierra

El primer satélite puertorriqueño, el PR-CuNaR2, se puso en órbita con éxito esta mañana desde la Estación Espacial Internacional (ISS). El histórico evento fue seguido de cerca por el equipo de estudiantes del campus de Bayamón de la Universidad Interamericana de Puerto Rico y el profesor Amílcar Rincón, quienes son los creadores del ingenioso artefacto y celebraron el emocionante momento con aplausos y felicitaciones.

El satélite fue puesto en órbita alrededor de las 8:30 am, según la transmisión de la ISS que se pudo ver en las pantallas del laboratorio de la Facultad de Ingeniería del campus Inter de Bayamón. A partir de ese momento, explicó el profesor Rincón, PR-CuNaR2 estará orbitando la Tierra y, si todo sigue marchando bien como hasta ahora, el viernes comenzaría a enviar las primeras señales.

El PR-CuNaR2 pesa 5.6 libras y mide cuatro pulgadas de ancho por cuatro pulgadas de largo y 12 pulgadas de alto.

“Esperamos que este sea el ejemplo de que Puerto Rico tiene talento y tenemos la capacidad de desarrollar todo lo que nos propusimos. Somos un país que, aunque pequeño pero con mucho talento y muchas ganas de hacer cosas. Invito a toda la juventud de Puerto Rico a seguir estudiando, sobre todo, carreras que nos lleven a ser un país tecnológico. ¡Sigamos soñando! El que no sueña nunca llega a ninguna parte ”, dijo emocionado el Dr. Rincón.

El satélite funcionará como un “laboratorio flotante” para, aprovechando las condiciones que existen en el espacio, hacer experimentos con “partículas de diferentes tamaños y diferentes materiales” que se encuentran en su interior, y así poder investigar las teorías sobre la formación de planetas, asteroides y estrellas jóvenes, hasta que finalmente se queda sin vida y se quema al entrar en la atmósfera de la Tierra.

El profesor explicó que, una vez liberado a su órbita, unos 30 minutos después el satélite comenzaría a encender su equipo, para luego realizar sus experimentos. En paralelo, un sistema de control lo alinearía de modo que su antena esté “mirando al suelo”, y así pueda enviar y recibir señales. Luego comenzarían a enviar señales desde una estación en Texas, y allí recibirían “paquetes de 10 minutos, en este caso serían video, y luego lo compactamos y luego creamos el video completo para análisis futuro” y posterior publicación en varios medios.

Rincón comentó que el proyecto se inició en 2014, con diferentes etapas, que incluyeron globos atmosféricos y otros prototipos de satélites, hasta que se logró una propuesta que fue aceptada por la NASA, luego de competir con otras propuestas que también querían que la agencia aeroespacial cubriera el costo y transporte necesarios para poner su satélite en el espacio.

“Hay millones que cuesta colocar algo en el espacio. Y uno de los requisitos de la NASA, para que se apruebe esta propuesta, es que tienes que demostrar que tienes un historial y que tienes la experiencia necesaria para colocar algo en el espacio. Hay muchas universidades que piden plaza, pero si no se tiene el ‘trasfondo’, ese trasfondo que hemos trabajado durante 10 años, no podrían ”, dijo Rincón.

La consecución del equipo del Inter ha tenido importantes repercusiones para esta universidad y otras de la isla. Según explica el profesor, ya están trabajando en otro proyecto de satélite que, si logran llevarlo al espacio, quedaría dentro de la ISS. También hay otros proyectos en cartera, “porque ya lo hemos recibido, otras universidades de Estados Unidos quieren que les ayudemos a construir otro satélite. Y eso también ha puesto a profesores de otras universidades, de la UPR (Universidad de Puerto Rico) y universidades privadas, a colaborar también en esta fase, porque este es un proyecto educativo ”.

Mencionó que hay universidades interesadas en colaborar en Nueva York, Michigan, la Central Florida University, “y una incluso en Turquía, que nos pidió ser profesor invitado para ayudarlo a que esta universidad y otras en Turquía puedan despegar en el área aeroespacial. Hemos alcanzado el nivel de Centroamérica, Sudamérica, Argentina, Colombia. Ha puesto a Puerto Rico en el mapa en el desarrollo de tecnología como esta ”.

Por su parte, Jesús Marrero Colón, estudiante de ingeniería informática y participante del proyecto como líder en el área de software y computación, comentó que el lanzamiento y lanzamiento del satélite “es genial, sirve de motivación. Es un objetivo marcado y nos motiva a seguir dibujando cada vez más ”.

Agregó que además del área de ingeniería informática, en la elaboración del PR-CuNaR2 también participaron estudiantes de ingeniería eléctrica e ingeniería mecánica. En total, participaron unos 25 alumnos, aunque si se cuentan las fases anteriores, ha habido unos 65 participantes.

PR-CuNaR2 fue lanzado al espacio en la cápsula Dragon del cohete Falcon 9 desde Cabo Cañaveral, Florida, como parte de la misión 23 de SpaceX. Al día siguiente, la cápsula Dragon hizo su atraque a las 10:40 am en la EEI, donde el puerto satélite fue hasta esta mañana.

El PR-CuNaR2 pesa 5.6 libras y mide cuatro pulgadas de ancho por cuatro pulgadas de largo y 12 pulgadas de alto. Comenzó a desarrollarse hace tres años como parte del proyecto ElaNa 37 de la NASA. Durante su desarrollo han participado cerca de 25 estudiantes de diversos programas de ingeniería de la Universidad Interamericana de Bayamón. Sin embargo, el primer prototipo de este microsatélite se construyó en 2013. Desde la creación del primer prototipo hasta la finalización de su construcción y desarrollo, aproximadamente 65 estudiantes, entre mujeres y hombres, han formado parte de este proyecto. El satélite está construido con aluminio, células fotovoltaicas, baterías y otros materiales que han sido aprobados para su uso en el espacio.

El satélite está listo para orbitar durante dos años, pero podría permanecer en el espacio por más tiempo. Al integrar células fotovoltaicas, el satélite carga sus baterías, que son las que le proporcionan la energía para funcionar. Dado que el PR-CuNaR2 no tiene propulsores, será arrastrado a la atmósfera y se desintegrará sin crear desechos espaciales.

Como parte de las entidades que han colaborado en el esfuerzo para desarrollar este proyecto se encuentran el Consorcio de Subvenciones Espaciales de Puerto Rico de la NASA, la Universidad Central de Florida, la Universidad de Michigan, el Florida Space Institute, la empresa Aerospace Corp. y las empresas locales Engiworks y Expertos en precisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *