iPhone 12 Pro Max, análisis y opinión | Tecnología

El iPhone más grande, el que tiene la tecnología más impresionante en una de sus cámaras, el que tiene la batería con más capacidad y el de más diagonal de pantalla ya ha pasado por nuestro banco de análisis. Se trata del iPhone 12 Pro Max, un terminal que Apple dejó para el final de su keynote de octubre y que ha llegado al mercado para demostrar que es el mejor iPhone 12 de 2020.

Eso sí, que sea el mejor móvil de Apple no significa que sea para todos los usuarios y, mientras el iPhone 12 -análisis- y el iPhone 12 Pro -análisis- sí son más propensos a encajar en los gustos de la mayor parte de usuarios, el Mini y el Pro Max juegan a otras cosas.

Ya os hemos contado qué pensamos del iPhone 12 Mini en un análisis en el que vemos los puntos fuertes (ser un iPhone 12 por dentro y en las cámaras) y lo especial del termina, su tamaño. Ahora vamos con nuestra opinión del iPhone 12 Pro Max, un móvil espectacular del que hay mucho que contar, pero que puede sorprender para bien y para no tan bien.

 iPhone 12 MiniiPhone 12iPhone 12 ProiPhone 12 Pro Max
Pantalla5,4″ | Panel OLED Super Retina XDR | HDR10 | Resolución 2.340 x 1.080 | Dolby Vision | True-Tone6,1″ | Panel OLED Super Retina XDR | HDR10 | Resolución 2.532 x 1.170 | Dolby Vision | True-Tone6,7″ | Panel OLED Super Retina XDR | HDR10 | Resolución 2.778 x 1.284 | Dolby Vision | True-Tone
ProcesadorApple A14
RAM4 GB6 GB
Almacenamiento64 / 128 / 256 GB128 / 256 / 512 GB
Cámaras principalesPrincipal de 12 Mpx f/1.6. píxel de 1,4 µm, PDAF, OIS | Gran angular de 12 Mpx f/2.4Principal de 12 Mpx f/1.6. píxel de 1,4 µm, PDAF, OIS | Gran angular de 12 Mpx f/2.4Principal de 12 Mpx f/1.6. píxel de 1,4 µm, PDAF, OIS | Gran angular de 12 Mpx f/2.4 | Telefoto de 12 Mpx f/2.0, 2x, OISPrincipal de 12 Mpx f/1.6. píxel de 1,4 µm, PDAF, OIS, IBIS | Gran angular de 12 Mpx f/2.4 | Telefoto de 12 Mpx f/2.2, 2,5x, OIS | LiDAR
Cámara frontal12 Mpx f/2.2 | Sensor de 1/3,6″ | FaceID
Batería2.227 mAh | Carga de 20 W | MagSafe a 12 W2.815 mAh | Carga de 20 W | MagSafe a 15 W3.687 mAh | Carga de 20 W | MagSafe a 15 W
Conectividad5G | Bluetooth 5.0 | NFC | Wi-Fi 6
ProtecciónIP68 | Frontal con protección de cristales de nanocerámica
Dimensiones y peso131,5 x 64,2 x 7,4 mm | 135 gramos146,7 x 71,5 x 7,4 mm | 164 gramos146,7 x 71,5 x 7,4 mm | 189 gramos160,8 x 78,1 x 7,4 mm | 228 gramos
Precio809 euros909 euros1.159 euros1.259 euros

Análisis del iPhone 12 Pro Max por apartados:

Un móvil que no es para todos los bolsillos

Y empezamos el análisis del iPhone 12 Pro Max hablando sobre el diseño. El terminal no pasa desapercibido por la calle ya que es un iPhone 12, pero a lo grande. Igual que comentamos en el análisis del 12 Mini, no estamos ante un móvil para todo tipo de usuarios, ya que los 160,8 milímetros de altura y los 78,1 de grosor se notan en el manejo en el día a día.

Es un móvil para usar con las dos manos debido a sus dimensiones, pero también a su peso. Son 228 gramos de un bloque de cristal y acero inozidable que, por otra parte, es tremendamente elegante. Este año, el mejor color en nuestra opinión es el Pacific Blue de nuestro iPhone 12 Pro, pero este ‘Silver’ tampoco está nada mal.

En el frontal nos encontramos algo que no necesita presentación: el panel de 6,7″ acompañado por unos marcos simétricos muy estrechos y por un notch que tiene el mismo tamaño en toda la familia de iPhone. 

Al tener el mismo tamaño que el resto, montados en paneles de 5,4″ y 6,1″, el del iPhone 12 Pro Max pasa algo más desapercibido. 

Realmente me ha pasado en todos los modelos eso de olvidar que tienes el notch a lo largo de los días, pero no hay que obviar que está ahí y que va siendo hora de una renovación.

Sí, en este sistema se esconden los sensores de brillo, la cámara frontal, el auricular/altavoz y el hardware necesario para FaceID, pero si Huawei ha conseguido condensar todo eso en un tercio del espacio sin perder funcionalidad (en el Mate 40 Pro), Apple también debería tirar de ‘diseño’ y hacer cambios el año que viene.

El móvil tiene certificación IP68 y la pantalla cuenta con partículas de nanocerámica que hacen que sea cuatro veces más resistente a caídas que la pantalla de la generación anterior.

Si nos vamos a la trasera nos encontramos, en nuestro modelo, un color blanco que es muy elegante y que combina genial tanto con el módulo de cámaras como con los laterales. En los modelos iPhone 12 Pro, el acabado es mate y texturizado, por lo que es más agradable en la mano y las huellas se quedan mucho menos.

La manzanita está en el centro y en este color es difícil de apreciar. Por otro lado, tenemos un enorme (como todo en este móvil, es ‘max’) módulo para las tres cámaras y el sensor LiDAR. Es un módulo de cámara más grande que el del resto de los iPhone debido a que el sensor del angular principal también es más grande y, evidentemente, eso implica un mayor tamaño en las ópticas.

El módulo está acabado en cristal con acabado brillante y, como decimos, la circunferencia plateada de las cámaras casa genial con el terminal

Ese mismo acabado de acero inoxidable brillante lo tenemos en los laterales. Me gusta el contraste del marco claro con el frontal oscuro, igual que me gustaba en el iPhone 12 Mini, pero lo que no me gusta tanto es que las huellas se quedan muy marcadas en esos laterales.

Apple ha elegido este material por ser más premium y resistente, pero sinceramente, prefiero el aluminio texturizado de los modelos no Pro. 

En el lateral derecho tenemos el botón de desbloqueo y en el izquierdo encontramos el de silenciar el móvil sobre los botones del volumen y el módulo para la nanoSIM.

En la parte superior no tenemos nada de nada y en la inferior vemos el altavoz principal, el puerto Lightning y uno de los micrófonos.

Es un móvil que, como decimos, es enorme, pero que no es incómodo. He leído a usuarios que nos han dicho que les parecen marcos incómodos y, como siempre, eso va en gustos. Los redondeados de los iPhone anteriores son muy cómodos, pero la combinación entre un perfil de 7,4 milímetros en los iPhone 12 y esos marcos planos, al menos a mí, me encanta.

Me gusta que la pantalla llegue hasta los bordes sin la curvatura que teníamos hasta ahora y no me han parecido incómodos en ningún momento. Incómodos por el diseño, claro, porque aviso que este 12 Pro Max no es el móvil más indicado para ir respondiendo WhatsApp por la calle mientras esquivamos peatones.

Pesa, es enorme y tenéis que tener claro que es para usarlo con dos manos. Si os gustan los móviles grandes, a por él porque realmente es espectacular gracias a una pantalla de la que ahora hablaremos y que brilla con luz propia, pero si no… tenéis los de 6,1″ que son mucho más contenidos.

READ  Aplicaciones que un arquitecto necesita en iPhone y iPad

¡Ah! Se me olvidaba. El resto de los iPhone 12 los hemos probado con sus fundas de silicona mientras que, para este, tenemos la de piel

Son las oficiales de Apple y la verdad es que el color negro es muy elegante, pero por el tacto en la mano, la sensación de seguridad ante caídas y por las implicaciones éticas, lo cierto es que habría optado por la de silicona.

Sin embargo, Apple nos ha mandado su iPhone más top con su funda de más alta gama

6,7″ que se presta a ser la consola portátil de Apple

El tamaño del dispositivo llama la atención, pero al final es el necesario para albergar una pantalla con la diagonal que ostenta el Pro Max. Tenemos entre manos un panel de 6,7″ que tiene un formato de 19,5:9. Esto provoca que el móvil tenga el mismo tamaño que otros dispositivos Android de este año, pero que sea algo más ancho que los móviles con la misma diagonal, pero con formatos 20:9 o 21:9.

El panel es grande, muy grande, y gracias a la calidad de imagen, es espectacular tanto para videojuegos como para consumir vídeos de YoUTube HDR y series. Cuenta con una resolución de 2.778 x 1.284 píxeles, ofreciendo una densidad de 458 píxeles por pulgada.

Ese apellido ‘XDR’ del panel significa que es HDR 10 y, además, Dolby Vision. Podemos grabar vídeos 4K60 Dolby Vision con las cámaras del terminal y verlos en el mismo dispositivo sin perder un ápice de calidad.

El color está muy bien calibrado de fábrica y no podemos toquetear este apartado, ya que Apple limita bastante la personalización de sus dispositivos, pero el rango dinámico es el correcto, los ángulos de visionado son sobresalientes y, en general, tenemos una muy buena pantalla para todo tipo de tareas. Completa la hoja de especificaciones la tecnología True-Tone que adapta la temperatura de la pantalla en función de la luz ambiental.

Sin embargo, para lo que más me ha gustado es para jugar. Al ser un panel tan grande, no metemos los “dedazos” en el panel y, además de para jugar con los controles táctiles, podemos jugar perfectamente conectando un soporte para un mando Bluetooth. 

Debo reconocer que he pasado más horas de las que puedo contar estas semanas jugando en el 12 Pro Max, algo que anteriormente me había pasado solo con el Note 20 Ultra o el OnePlus 8 Pro. 

Una pega que encontramos al panel es que… bueno, el notch no agradará a todos los usuarios (aunque al final te olvidas de que está ahí, ya que los ojos lo ignoran de manera involuntaria) y el panel tiene un refresco de solo 60 Hz

Es cierto que las animaciones de iOS son muy buenas y cuidadas, lo que repercute en la percepción de las mismas, pero si venís de un móvil con 90 Hz o más (a partir de 180 euros tenemos un móvil como el realme 7 con esos 90 Hz), notaréis enseguida que el scroll no es óptimo.

Apple ha querido que hubiera consistencia entre prácticamente todos los apartados de la familia, pero hablando del modelo Pro max (y del Pro), nos habría gustado ver un esfuerzo de los de Cupertino en lo que a refresco se refiere.

Podemos llegar a entender que, debido a la capacidad de la batería del iPhone 12 Pro decidieran no introducir un panel con un mayor refresco, pero la autonomía más que buena del Pro Max nos hace no entender esa decisión.

Exprimiendo el A14 para todo tipo de tareas

Realmente hay pocas sorpresas con el 12 Pro Max tanto en el interior como en el exterior. Mismos materiales, mismo panel, comparten tecnología de carga, redes y configuración de altavoces… y en el apartado del SoC + software contamos con el Apple A14 y iOS 14.

El A14 es un chip fabricado en una litografía de 5 nanómetros que cuenta con mejoras en la CPU -seis núcleos-, en la GPU, el el procesador de imagen y en la NPU, mucho más capaz que la de la generación anterior.

La CPU cuenta con dos núcleos a 3,1 GHz y otros cuatro de menor consumo a 1,8 GHz. La GPU cuenta con cuatro núcleos y en el caso del Pro y Pro Max tenemos 6 GB de memoria RAM. En los test sintéticos es una auténtica bestia:

 iPhone 12 Pro MaxiPhone 12 MiniiPhone 12 ProiPhone 12Samsung Note 20 UltraXiaomi Mi 10T ProOnePlus 8THuawei Mate 40 Pro
AnTuTu644.137595.348593.073596.796504.150575.674582.860614.789
3D Mark Sling Shot Extreme5.6795.4765.9375.8986.4907.2247.0946.353
3D Mark Wild Life puntuación9.1196.7018.8158.4893.7975.486
3D Mark Wild Life FPS544052 fps50 fps  22,7 fps32,90 fps

Completando el hardware tenemos un almacenamiento muy rápido que parte de los 128 GB. Es una capacidad adecuada, pero si vais a grabar mucho vídeo os recomendamos ir a por el de 256 GB. 

Tenemos el modelo de 512 GB y 216 GB están ocupados, pero tenemos muchísimos juegos pesados, horas de vídeo y cientos de fotografías. Con el de 256 GB tendríamos suficiente.

Y en el día a día, más de lo mismo. Tenemos un móvil tremendamente estable gracias a lo bien que se llevan iOS 14 y el hardware. Podemos, evidentemente, con tareas de todo tipo, desde las más pesadas hasta las del día a día, con una muy buena gestión de la multitarea.

Hemos procesado fotos RAW en Photoshop Express con una muy buena experiencia de usuario. Hemos editado vídeo 4K60 Dolby Vision con una exportación rápida y sin calentamiento del terminal y, en general, tenemos una experiencia perfecta.

Y en el día a día, más de lo mismo. Tenemos un móvil tremendamente estable gracias a lo bien que se llevan iOS 14 y el hardware. Podemos, evidentemente, con tareas de todo tipo, desde las más pesadas hasta las del día a día, con una muy buena gestión de la multitarea.

Lo único que echamos de menos es lo que comentábamos en el apartado anterior: con esta potencia los 60 Hz se quedan muy cortos, ya que el móvil podría ofrecer la máxima resolución en juegos con el tope de calidad gráfica y una experiencia de 90 Hz sin problemas, pero por decisión de los de Cupertino, nos quedamos sin esa experiencia en esta generación.

Algo que Apple debería apuntarse para otros años es la optimización de iOS en versión móvil para este tipo de paneles. Hemos visto cómo Android 11 y el Mate 40 Pro ofrecen una multitarea basada en burbujas y apps que no se ejecutan a pantalla completa. Sería una muy buena forma de aprovechar mejor el panel del terminal.

Las mejores cámaras en un iPhone, aunque sin tanta diferencia como esperas

Toca el punto candente del análisis del iPhone 12 Pro Max. Soy uno de esos usuarios que, cuando Apple presentó el terminal hace dos meses, se emocionó sobremanera con las posibilidades de la cámara. Al final, y con el móvil en la mano, lo cierto es que hay una ligera diferencia, pero no es como la noche y el día respecto a la cámara principal de sus hermanos. De hecho, en algunas condiciones hace que “disparar” sea más complicado.

READ  Cómo ver cuántos ciclos de carga toma un iPhone

En lo que a megapíxeles se refiere, tenemos los mismos 12 megapíxeles en todos los sensores, igual que en el resto de la familia. Sin embargo, el angular, que es el principal es un sensor más grande. Esto hace que el tamaño del píxel sea también más grande y, por tanto, la gestión de la luz sea mejor. En condiciones de buena luz, esto no marca una diferencia con el resto de la familia, pero en teoría sí se marca cuando la luz escasea.

Esto es bueno, pero hay algo que a los fans de la fotografía a objetos cercanos no os gustará tanto. Y es que, cuanto más grande el sensor, más facilidad para fotografiar primeros planos con una menor profundidad de campo (el efecto ‘bokeh’). El desenfoque de fondo que produce el iPhone 12 Pro Max sin recurrir al modo retrato es espectacular y muy, muy bonito. 

Sin embargo, es posible que al fotografiar una flor, por ejemplo, de cerca, con los iPhone 12 Mini, 12 y Pro saquemos toda la flor definida. Con el Pro Max, seguramente, los pétalos que quedan más lejos del móvil estarán desenfocados, por lo que tendremos que disparar desde unos centímetros más atrás.

Antes de ver los efectos, os damos los detalles del sensor principal comparado con el del resto de la familia:

PrincipalMegapíxelesTamaño del píxelEstabilizaciónEnfoqueAperturaEquivalencia en mm
iPhone 12 Pro Max121,7 µmOIS + IBISPDAF dual pixelf/1.626
iPhone 12 Mini, 12 y Pro121,4 µmOISPDAF dual pixelf/1.626

La mejora no está solo en el sensor un 47% más grande que el del resto de la familia, sino en la estabilización. El sensor principal cuenta con una doble estabilización: por un lado el sistema OIS que estabiliza las lentes y, por otro, el IBIS que estabiliza el sensor en dos ejes. 

Es un sistema similar al que vemos en algunas cámaras (aunque en esas cámaras tenemos estabilización de 3 o 5 ejes) y es, a priori, más avanzado que los OIS convencionales.

Es el único terminal del mercado que introduce este doble sistema de estabilización y, la verdad, aquí sí se nota en las fotografías nocturnas con largos tiempos de exposición y, sobre todo, en el vídeo a mano alzada.

Dicho esto, vamos con unos ejemplos de fotografías con el iPhone 12 Pro Max en diferentes condiciones de luz. Como siempre, en este enlace podéis acceder a las fotos directamente sacadas del teléfono, sin comprimir.

 

 

 

Ahora es el turno de poner fotos del iPhone 12 Pro Max en la noche. Como decimos, no hay enormes diferencias, aunque viéndolas en detalle sí están mejor estabilizadas las del Pro Max.

El gran angular es un 12 megapíxeles f/2.4, el mismo, exactamente, que el que vemos en el resto de la gama. Tenemos una equivalencia a los 13 milímetros en paso universal y los resultados con buena luz son muy buenos. Decae un poco cuando baja la luz, aunque mejora respecto a la generación anterior, y lo bueno es que es un angular artístico que puede dar mucho juego a los más creativos.

En el tercer sensor también vemos diferencias. Y es que, de un 2x que se traduce en un 52 mm -en paso universal- f/2.0, pasamos a un 2,5x equivalente a un 65 mm f/2.2. Es un muy buen tele que para retratos es espectacular tanto en el modo retrato como sin entrar a esa solución por software.

Para fotografiar detalle en edificios es un gustazo y, además, consigue buenas fotos en interior incluso en situaciones en las que la luz no acompaña demasiado.

 

Si nos vamos al sensor frontal, contamos con el mismo que en el resto de la familia. 12 megapíxeles f/2.2 que ofrecen unos resultados correctos tanto en el modo estándar como en el retrato. El recorte es bueno, el tono de la piel es el adecuado y no aplica filtros de belleza. 

Eso sí, le faltaría algo de nitidez.

En términos generales, es el mejor iPhone para hacer fotos y uno de los mejores teléfonos en este sentido gracias tanto a la calidad de las cámaras como, sobre todo, al realismo y consistencia de color entre los tres sensores. El enfoque es muy, muy rápido como cámara de “calle” es realmente espectacular.

Lo malo es que no notamos una diferencia abismal en el sensor principal entre el 12 Mini, el más barato, y el Pro Max. La teoría está ahí y de noche se nota la estabilización doble, así como la menor profundidad de campo cuando enfocamos a objetos cercanos, pero no es una diferencia que justifique los 400 euros entre uno y otro.

Ahora bien, puede que la cosa cambie cuando se actualice iOS a la versión 14.3, que es la que incorporará Apple ProRAW, un sistema propietario de fotos sin comprimir que nos dejará juguetear con los archivos sin que estos pierdan calidad de imagen.

Cuando llegue el formato compararemos tanto los iPhone 12 Pro como el 12 o 12 Mini. Y es que, Apple ProRAW solo será compatible con los iPhone 12 Pro y las primeras betas son espectaculares, pero no hemos querido actualizar nuestras unidades antes del análisis.

Por otro lado tenemos el vídeo y si el iPhone 12 Pro ya era una bestia en enfoque gracias a ese sensor LiDAR, el Pro Max “se sale” gracias al mismo sistema, pero también gracias a una mejor estabilización gracias al IBIS + OIS y, sobre todo, con un desenfoque de fondo más bonito y acusado tirando con el sensor principal.

El videoanálisis del iPhone 12 Mini fue grabado con el 12 Pro Max en condiciones de luz ambiental sin sujetar a trípode:

Sin embargo, este otro se grabó en interior con luz artificial y en trípode. Es un buen ejemplo de lo bien que funciona el enfoque, el desenfoque que produce y la definición del archivo.

El Note 20 Ultra es un móvil espectacular para grabar vídeo y el Pro Max está a ese nivel, pero debido a la suavidad y precisión del enfoque, creo que el terminal de Apple está un punto por encima. De los móviles que he probado este año (con topes de gama como el mencionado terminal de Samsung, el Mate 40 Pro, el OnePlus 8 Pro o el Mi 10 Pro), creo que el iPhone 12 Pro Max es el mejor móvil para grabar vídeo.

Podemos capturar a 4K60 con una grandísima calidad de imagen, pero también en HDR Dolby Vision a 4K60. No es un archivo, como hemos dicho varias veces en los análisis de los otros modelos, para todo el mundo, ya que hay que tratarlo y no todos tienen los recursos para ello, pero definitivamente es una gozada ver estos archivos en la pantalla del iPhone 12 o en la de un televisor compatible.

READ  Aún no está a la venta y el iPhone 12 mini ya tiene una desventaja | Vídeo

Si queréis un móvil para hacer fotos y, sobre todo, grabar vídeo, el iPhone 12 Pro Max es serio candidato al mejor móvil de este año en ese sentido. Es versátil, los colores son cercanos a la realidad, consistentes entre los tres sensores, con buen enfoque y saben tratar a la perfección las zonas de altas luces y sombras para conseguir imágenes que en una cámara mirrorless son complicadas.

Batería para día y medio de uso muy intensivo

Las cámaras son uno de los puntos más importantes para cambiar de móvil cada generación, pero está claro que la batería es otro apartado vital debido a que de nada vale tener el móvil más potente o cámaras que nos inviten a grabar vídeo constantemente si la batería, directamente, no aguanta.

Con el 12 y 12 Pro, la batería aguantaba un día intenso sin problemas. Podíamos estar tranquilos a la hora de salir a la calle con Bluetooth constantemente conectado al Apple Watch, con Spotify y cascos inalámbricos, juegos ocasionales de los exigentes y muchas fotos/minutos de vídeo.

Con el 12 Mini la cosa cambiaba, ya que la batería se queda corta para un usuario que quiera meter mucha caña al terminal. El 12 Pro Max cuenta con una batería de 3.687 mAh. Es una capacidad que está lejos de los tope de gama Android, pero que en la práctica nos da para más de seis horas de pantalla, lo que se traduce en un día de uso a pleno rendimiento y día y medio para la mayoría de usuarios.

Uno de los ejemplos es un día en el que estuve grabando una hora de recursos para varios análisis y en el que llegué a más de seis horas de uso con un uso muy intensivo de redes sociales y el cronómetro durante varios minutos al estar monitorizando las cargas de juegos en las nuevas consolas.

En el lado de la autonomía, estoy muy contento con el iPhone 12 Pro Max. Sin embargo, la carga es otro cantar. Ya lo sabéis, seguramente, pero lo repetimos: el iPhone 12 Pro Max no incluye cargador en la caja. La excusa de Apple es que hay “2.000 millones de cargadores en el mundo” y quieren reducir el impacto medioambiental.

Lo que incluye la caja es un cable USB Tipo-C a Lightning que, con la fuente de alimentación indicada, carga el terminal con una potencia máxima de 20 W. Además, es compatible con la carga MagSafe, el cargador imantado de Apple, a una potencia de 15 W como máximo.

Podemos cargar el iPhone con un cargador Qi, pero en este caso la potencia máxima es de 7,5W. A continuación, os dejamos la tabla de carga tanto por cable como Lightning.

Dos horas con Lightning y el cargador de 18 W y dos horas y 22 con MagSafe. Es una carga muy lenta en los dos casos, como en el resto de los iPhone. Y sí, aquí Apple debería haber dado un paso adelante porque está muy, muy por detrás de la competencia.

No podemos pedir nada más en redes y en sonido da el do de pecho

En lo que a redes respecta, el iPhone 12 Pro Max no introduce ningún cambio respecto al resto de la gama. Contamos con compatibilidad con redes 5G gracias al módem del A14, Wi-Fi 6, NFC y Bluetooth 5.0. Habría estado bien contar con Bluetooth 5.2, pero tanto la sincronización como la latencia es más que buena con el 5.0.

En el apartado del sonido, buenas noticias: suena tan bien como el iPhone 12 y Pro, pero con la ventaja de tener más “caja de resonancia” para poder subir algo el volumen sin que distorsione. En este sentido, tenemos una muy buena configuración gracias al altavoz inferior y al auricular de llamadas que se utiliza como altavoz complementario para ofrecer sonido estéreo.

Como es habitual en Apple, no tenemos opciones de ecualización de ningún tipo, pero de fábrica tenemos una buena calibración para todo tipo de géneros. 

Podemos utilizar el Pro Max como altavoz mientras nos duchamos o hacemos faenas por casa sin necesidad de subir el volumen al 100% (donde sí distorsiona un poco) con una buena nitidez y un sonido muy cálido.

En este sentido, el iPhone 12 Pro Max hace los deberes.

Ser el mejor iPhone de 2020 tiene un precio

¿Vale la pena el iPhone 12 Pro Max? Si queréis un 12 Mini, seguramente no os estéis haciendo esa pregunta debido a que tenéis claro que el tamaño ideal para vosotros es mucho menor que el de este gigantón, pero seguro que si tenéis en mente el Pro os estaréis preguntando si las mejoras en batería y cámara “valen” esos 100 euros de diferencia entre uno y otro. 

Por potencia, los cuatro iPhone 12 nos han dado el mismo rendimiento. unos tienen más RAM y parece que el Mini está algo recortado en frecuencias, pero lo cierto es que hemos saltado de uno a otro en numerosas ocasiones estas últimas semanas y no hemos notado que estemos ante terminales distintos.

Eso sí, si queréis una pantalla grande y una batería mucho más generosa que la de sus hermanos, el Pro Max es el iPhone a elegir en 2020. Esos dos motivos, además de la calibración de la pantalla de 6,7″ para jugar y ver contenido son, de hecho, los principales motivos para dar el salto a este terminal.

Ahora bien, si estabais medio seducidos por ese telefoto de 2,5x y por ese sensor principal más grande y con doble estabilización, sentimos deciros que no el cambio no es demasiado grande en el telefoto respecto al Pro normal (pasamos de 2x a 2,5x que es más, pero no demasiado) y en el sensor principal tenemos una experiencia muy, muy parecida con todos los iPhone 12.

Es verdad que el sensor más grande hace que la profundidad de campo sea menor con el enfoque cercano y, de hecho, me encanta el ‘bokeh’ que genera tanto en foto como en vídeo, pero en calidad de detalle, iluminación y exposición, no vemos demasiadas diferencias con los otros terminales.

Donde sí se notan las mejoras del sensor es en la fotografía nocturna gracias a una mejor estabilización y, sobre todo, en el vídeo. Es espectacular grabar vídeo con el Pro Max, ya que esa estabilización es espectacular tanto para tomas en estático como para vídeos que podemos hacer mientras andamos.

Tenemos ganas de ver cómo se porta este sensor a nivel de ruido cuando llegue el formato Apple ProRAW, pero de momento, y si no vais a grabar vídeo, el Pro normal es una compra muy inteligente, incluso el 12 estándar y, además, con la diferencia de precio podéis comprar el cargador rápido, el MagSafe y alguna funda.

Si lo que queréis es el mejor móvil para grabar vídeo porque es algo que os apasiona y una autonomía fuera de toda duda, ahí sí, rotundamente debéis mirar al Pro Max y “soportar” su tamaño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *