Cinco razones para jugar Death Stranding en pandemia (y en PC)

Ha pasado un tiempo desde Death Stranding, el juego de Hideo Kojima -creador de la icónica saga Metal Gear-, llegó a la PC. Publicado el año pasado en Playstation 4, el título cosechó muchas críticas positivas pero también críticas: somos una entrega en un Estados Unidos devastado por un cataclismo y esta es sin duda una idea de Como se Juega, mínimo, raro. Pero el director japonés nunca pensó que 2020 no solo traería la Puerto del juego, sino también una pandemia.

El coronavirus volvió a significar una Death Stranding.

La trama ya es conocida, pero la actualizamos: Puentes Sam Porter, interpretado por Norman Reedus tiene que volver a conectarse a un país destrozado haciendo entregas y devolviendo lo que sería una conexión a Internet (mucho más avanzada). Y lo que destruyó a casi toda la humanidad no es un virus que se transmite al estornudar sin cubrirse con el codo o no llevar máscara, sino un extraño fenómeno que mezclar el plano de los vivos con los muertos. Kojima en su forma más pura.

Reedus, actor de Los muertos vivientes, agrega así otra pieza en la obra de Kojima, quien toma mucho de la narrativa cinematográfica. Y de los actores: también son Mads Mikkelsen y el director de cine Guillermo del Toro, entre otros.

Death Stranding. Foto capturada con Nvidia Ansel – André Revolution

Con el paso del tiempo, el juego comenzó a resignificarse, y la obvia comparación con una situación de pandemia como la que vivimos en 2020 agregó más dramatismo a una trama que ya era devastadora desde el principio.

Death Stranding es un juego desgarrador. Angustioso.

Pero al mismo tiempo tiene suficiente para reflexionar sobre la condición humana, quizás el tema que más siempre preocupó a Hideo Kojima a la hora de pensar en un videojuego.

[Aclaración: esta nota NO contiene spoilers significativos]

Death Stranding es un juego de pensar

Soledad, una compañía constante en Death Stranding. Foto: captura de pantalla de Geforce Experience

Soledad, una compañía constante en Death Stranding. Foto: captura de pantalla de Geforce Experience

Misiones en Death Stranding pueden ser muy largos. Y durante ellos, durante mucho tiempo, puede pasar “nada”: es decir, podemos estar viajando del punto A al punto B en silencio, sin hablar con nadie ni interactuar con otros personajes. O sin ser molestado por sus extraños enemigos.

READ  PC reporta daños por lluvias en 15 municipios de Veracruz

Es curioso cómo el juego permite que nuestras mentes vayan a otra parte a medida que pasamos por estos momentos. Mientras no encontremos ninguna entidad sobrenatural que nos haga subir el nivel de tensión, o cubrirnos la boca Para esconder nuestro aliento

Fuera de estos momentos, el juego se trabaja con un nivel de detalle en cuanto a sonido y entorno que, en una buena PC, hace que la experiencia sea muy inmersiva.

Y al final del día, un juego es un sistema ordenado de progreso, recompensas y motivaciones.

Sobre esto Hideo Kojima arma una historia: poder pensar, dentro del juego, en cosas que no suceden precisamente en el juego.

La idea del aislamiento “online”: otros ya han recorrido estas rutas

Death Stranding (PC). Foto: Captura de Geforce Experience

Death Stranding (PC). Foto: Captura de Geforce Experience

Sam (Reedus) está muy solo. Incluso reacio a las solicitudes de sus superiores para conectar la red y volver a unir a Estados Unidos. Pero sobre todo, está resignado.

El juego marca fuertemente el peso del aislamiento, de no tener contacto físico con otro ser humano. Algo en lo que 2020 nos entrenó bastante.

Sin embargo, el sistema en línea del juego, llamado Sistema de hebras sociales, te permite tener algún tipo de contacto con un “otro”. Alguien a quien no conocemos, pero que nos dejó una escalera, una cuerda o nos marcó un peligro del que no nos dimos cuenta.

Solo podemos dejar likes, en un guiño de Kojima al uso de las redes sociales. “Hoy estamos todos cerca, las 24 horas del día en las redes sociales en tiempo real. Todos dicen lo que quieren, diciendo cosas malas incluso con máscaras ”, había explicado Kojima al Washington Post a fines del año pasado, refiriéndose al anonimato de las redes. Más caro.

La idea de comunidad está en Death Stranding: desgarrado, tal vez tanto como el nuestro.

Pero esto.

Gráficos, mejor en PC

La versión para PC de Death Stranding Viene con algunas modificaciones de la Playstation original. Cabe aclarar que es lógico que así sea, ya que PS4 es una consola lanzada en 2013, y una buena PC 2020 está muy por encima de las capacidades de la consola de Sony.

Si tenemos una placa con soporte para Ray Tracing, los reflejos realmente se ven muy bien, porque son generados por inteligencia artificial. Y se nota bastante en los inmensos paisajes que presenta el juego.

Pero lo más llamativo es el soporte DLSS 2.0 que trae el juego, que renderiza los gráficos mediante un sistema de inteligencia artificial que lo hace lucir realmente espectacular: no experimentamos una caída de fotogramas por segundo (FPS) en ningún momento. Incluso en 4K se mantiene estable a 60 FPS, lo que hace que el juego parezca muy fluido.

Otros detalles: el modo foto del juego permite una mayor resolución a la hora de tomar una imagen, y esto hace que se vean mucho mejor. Además, la versión Steam agrega soporte para monitores “ultra anchos”, es decir, más panorámicos que los tradicionales. Y algunos huevos de Pascua adicionales para los fanáticos de Half Life.

Hideo Kojima, un director al que siempre puedes volver

Hideo Kojima, cerebro detrás de Metal Gear y Death Stranding. Foto AFP

Hideo Kojima, cerebro detrás de Metal Gear y Death Stranding. Foto AFP

Las ideas de Kojima siempre son interesantes. Cuando habló del juego que todavía nadie entendía bien de qué se trataba, incluso hoy es difícil de entender, le dijo a la BBC que era “Una reacción al muro de Trump y al Brexit”.

“El significado original de la comunicación es cuidar y sentir a los demás, pero la tecnología nos ha llevado por un camino equivocado. La tecnología podría ayudarnos a enriquecernos en nuestras vidas, pero es la forma en que usamos la tecnología el problema. No estoy diciendo que las redes sociales sean un error. Lo que más temo es que la gente tenga tanto miedo de usar las redes sociales o jugar un juego “, había dicho. El Correo de Washington.

READ  Tales of Arise se retrasa, no se anuncia una nueva fecha de lanzamiento

Kojima habló de su preocupación por la dinámica de los juegos modernos: desde la violencia hasta las comunidades tóxicas que se generan alrededor de los videojuegos.

Famoso en el entorno de los videojuegos por ser el creador de la saga del espionaje Metal Gear Solid, una de las colecciones de juegos mejor logradas de la historia, Kojima creó un juego donde el combate no es central en absoluto. Un reto en estos tiempos, que cuestan más que una reseña con valoraciones de “aburridas”.

“Hazte amigo” de una idea: la extinción humana

Death Stranding. Foto: Captura de GeForce Experience

Death Stranding. Foto: Captura de GeForce Experience

Los eventos que ocurren en el juego son difíciles de contar más allá de las primeras horas del juego sin estropearse. Pero lo que sabemos desde el principio, como dijimos al principio, es que hubo un cataclismo sobrenatural llamado Death Stranding que llenó el mundo de criaturas espectrales. Seres que confunden el plano de los vivos con el de los muertos y que, si nos “agarran”, producen explosiones masivas que destruyen cada vez más el hogar de los humanos: la Tierra.

Sam tiene que realizar una serie de misiones que son, básicamente, tomar diferentes órdenes del punto A al punto B, o conectar la red “quiral”, que es lo más parecido a Internet.

Death Stranding deja ver un poco bajo la estructura del “camino del héroe” -anti héroe-), cómo se desarrolla la historia. Pero es a través de un carácter completamente pesimista que llevamos a cabo esta misión.

Incluso en ese pesimismo, lo que representa Sam Porter Bridges es una idea un poco incómoda: en algún momento la humanidad se va a extinguir. Hay una atmósfera pesada en el juego y es Sam quien lo trae a la tierra: el planeta existía antes que la humanidad.

Y probablemente, por muy incómodo que sea pensar en ello, yo también puedo seguir sin él.

Revisado en:

  • Windows 10 (Steam)
  • AMD Ryzen 5 3600X
  • Nvidia Geforce RTX 2060
  • 16 GB de RAM (2x8GB HyperX Fury 2400 MHz)
  • SSD Kingston KC2500 de 1 TB

Marisol Manriquez

"Pensadora sutilmente encantadora. Fanática de los viajes. Adicta a la cerveza aficionada. Evangelista de comida de por vida. Erudito de televisión".

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *