Análisis Pumpkin Jack, una buena plataforma para celebrar Halloween (Switch, PS4, PC, Xbox One)

Está claro que Halloween se acerca. Aunque no estaríamos al tanto de la llegada de esta festividad, atendiendo a los lanzamientos que se avecinan (y los que quedan, como Pequeña esperanza por ejemplo) y que tengan como telón de fondo una historia misteriosa o aterradora (o ambas características), seguramente caeríamos en la cuenta rápidamente. Títulos como el excelente Amnesia: Renacimiento, su polo opuesto Remothered: porcelana rota o el que nos ocupa, Calabaza Jack, tienen en común varios aspectos relacionados con Halloween, aunque el que mejor refleja el espíritu de esta festividad es precisamente este último. Un juego de esencia indie que seguramente hará disfrutar bastante a los fanáticos de un género tan clásico y popular como las plataformas 3D con toques de acción.

El protagonista principal es Jack, una especie de espantapájaros viviente con cabeza de calabaza que debe cumplir una misión que le encomienda el mismísimo diablo. Y es que dicho ser maligno ha enviado un pequeño ejército de criaturas del más allá de la tumba a la humanidad para darle más vida y, de paso, alejarse del aburrimiento. Obviamente los humanos no están muy contentos con la situación, por lo que envían al mejor hechicero del planeta para que se encargue de estos monstruos. ¿Y adivina quién tiene que detenerlo? Es decir, el propio Jack, aunque también tiene que lidiar con los mismos seres siniestros algo algo desconcertante. Pero en este caso no importa porque dijo la narrativa carece del más mínimo indicio de interés, siendo el aspecto menos atractivo el que, por lo demás, acredita esta entretenida aventura.

READ  Fantasy Strike se convierte en un juego de lucha gratuito, todos los personajes se pueden jugar gratis

La historia no es gran cosa, pero al menos los diálogos están traducidos a nuestro idioma y son divertidos.

Plataformas con sabor a Halloween

Lo primero que llama la atención nada más empezar a jugar es su ambientación, que inevitablemente nos ha recordado al mismo que encarna la saga. Medievil. Sí, estamos ante dos juegos similares pero claramente diferenciados en cuanto a su disposición jugable se refiere, ya que en el caso de la obra que nos ocupa. las plataformas tienen más peso que cualquier otro elemento juego, y también tiene una mayor variedad de situaciones a nuestro entender que las reflejadas en las aventuras de Sir Daniel. De esta forma y a lo largo de media docena de fases tenemos que avanzar por escenarios tan siniestros como curiosas plataformas, sin parar y, también, acabando con los monstruos que se nos presenten. El control de personajes es fantástico y nos permite calcular a la perfección cada uno de nuestros saltos (ya sean dobles o simples), algo vital en este tipo de aventuras.

Cada vez que veamos estas macetas seremos felices
Cada vez que veamos estas macetas seremos felices, ya que actúan como puntos de control y además restablecen nuestra vitalidad.

En cuanto a las batallas que tenemos que pelear, en este caso tienen menos protagonismo y sin estar mal no es que tengan mucha miga, algo que cambia por completo cuando tenemos que liquidar al enemigo al final del turno que nos espera. al final de cada nivel, momentos que nos brindan situaciones mucho más vibrantes y emocionantes. Aparte de esto y, por supuesto, la colección de coleccionables, ingrediente que no puede faltar en estas propuestas, esta obra también nos ofrece otros aspectos jugables que aportan la frescura necesaria desarrollo para no caer en la monotonía. Algunos elementos que se gestionan mejor en unos casos que en otros. Por ejemplo, las carreras que hay que superar, ya sea a pie o a bordo de vagones, coches y otras sillas de montar, nos han parecido totalmente sensacionales, recordándonos a las vividas en algunos de los mejores títulos del género.

Las fases en las que nos deshacemos del resto del cuerpo y avanzamos solo con la cabeza nos han parecido un poco aburridas, pero aportan variedad.
Las fases en las que nos deshacemos del resto del cuerpo y avanzamos solo con la cabeza nos han parecido un poco aburridas, pero aportan variedad.

Por el contrario, otras situaciones se recrean algo peor, como las que se producen cuando llegamos a determinados puntos donde el protagonista debe arroja el resto de tu cuerpo y avanza solo con su cabeza de calabaza. Estas situaciones suelen dar lugar a puzzles o minijuegos muy sencillos que no están especialmente inspirados. Se nota que los desarrolladores han querido implementar estas minifases para romper con la dinámica establecida en su trabajo y dotarlo de una mayor capacidad de sorpresa y diversidad. Y se agradece este esfuerzo realizado, sin duda, pero mentiríamos si no afirmáramos que cuando lleguemos a cada uno de estos momentos, estamos deseando terminarlo lo antes posible. Afortunadamente, esta es una parte bastante pequeña de la aventura, y dado que la estructura básica es lo suficientemente sólida y agradable, difícilmente tiene un impacto negativo en su juego en general.

Los niveles en carreras planas en las que subimos a bordo de carros, caballos y dem
Los niveles de carreras en los que viajamos en carros, caballos y más se encuentran entre los más vibrantes de todo el juego.

Por otro lado, y en relación a su aspecto técnico, estamos ante una obra humilde y de bajo presupuesto pero que cuenta con unos valores de producción bastante notables teniendo en cuenta su origen. indie. El ambiente al estilo Halloween es uno de los mejores que hemos disfrutado últimamente, y su protagonista tiene mucha personalidad y muy buenas animaciones. Los fondos no destacan por su gran tamaño pero sí destacan por su variedad (especialmente uno de ellos), gozando además de una iluminación muy adecuada. El apartado sonoro también es muy destacable y además de su buen doblaje (en inglés subtitulado a nuestro idioma), nos han gustado mucho las melodías y los sonidos que se aprecian durante las batallas son totalmente conformes.

Es dificil de encontrar en
Es difícil encontrar un título que disfrute de un escenario más adecuado para la inminente fiesta de Halloween.

Una clásica y encantadora aventura de plataformas en 3D.

Todo lo que tienes que hacer es jugar esta nueva aventura de plataformas con elementos de acción durante diez minutos para usuarios más nostálgicos y veteranos sentirse como en casa. Y es eso Calabaza Jack ofrece una propuesta que sigue de cerca los pasos de los mejores exponentes del género de la era de 32 y 64 bits, una época en la que este tipo de producciones aparecían incesantemente. Un protagonista carismático dotado de fantásticas animaciones, un muy buen escenario de Halloween (y perfecto en cuanto a su sincronización) y una dinámica jugable más que interesante realzan esta producción de HeadUp Games. Es cierto que puede resultar un poco justo en cuanto a su duración y que no todos sus elementos llegan al mismo nivel, pero en general es un título entretenido y ameno.

Hemos realizado este análisis en su versión de Switch con un código proporcionado por HeadUp Games.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *